Junio 2016

En el año 2016 la Academia Americana de Medicina del Sueño ha actualizado sus recomendaciones sobre la duración óptima del sueño a las diferentes edades. En la actualidad son las siguientes: 

• Bebés de 4 a 12 meses deben dormir de 12 a 16 horas diarias (incluidas siestas). 
• Bebés de 1 a 2 años deben dormir de 11 a 14 horas diarias (incluidas siestas). 
• Niños de 3 a 5 años deben dormir de 10 a 13 horas diarias (incluidas siestas). 
• Niños de 6 a 12 años deben dormir de 9 a 12 horas diarias. 
• Adolescentes de 13 a 18 años deben dormir de 8 a 9 horas diarias 

Cabe destacar que ahora consideran que no hay evidencias suficientes para dar recomendaciones sobre el sueño del recién nacido hasta los 4 meses, dada la gran variabilidad en la duración del sueño observada y la falta de evidencias en cuanto a su relación con los efectos en la salud (Paruthi et al; 2016).
                

Agosto 2016


Basándose en su hipótesis de que la posición supina durante el sueño del bebé previene la muerte súbita del lactante debido a que resulta estresante, Nils Bergman lanza un nuevo modelo según el cual este estrés podría ser un factor de riesgo para el desarrollo de autismo en los bebés vulnerables. Para ello se basa en el paralelismo observado entre las campañas que aleccionaban a poner al bebé a dormir boca arriba y el incremento de casos de autismo en diferentes países. Según este investigador, la postura supina supondría un obstáculo para la ciclicidad del sueño lo que afectaría el desarrollo socio-emocional de la criatura (Bergman; 2016).